viernes, 12 de octubre de 2012

Denuncia rol de jueces en la dictadura


Un ex preso político de Santiago del Estero describió ayer el rol de los jueces de la provincia durante el terrorismo de Estado. Osvaldo Bernabé Corvalán, que declaró como testigo en el proceso por el secuestro y la desaparición forzada de 44 personas, apuntó en particular a los ex magistrados Santiago Asencio Grand y Arturo Liendo Roca. El segundo había sido sobreseído por el Tribunal Oral Federal que ahora juzga a los represores, pero su caso volvió a primera instancia luego de que la Cámara Federal de Casación Penal ordenara investigarlo como “piedra basal de la impunidad” de policías y militares y comparara el rol del Poder Judicial santiagueño con “la judicatura de la Alemania nazi”.

“Liendo Roca fue la cabeza de la represión en el Juzgado Federal de Santiago del Estero. En mi caso, además de los seis años de cárcel, fui víctima de manipulación judicial por acusaciones que nunca pudieron ser comprobadas”, explicó Corvalán. El testigo recordó que a pocos días de su detención, el 17 de febrero de 1975, fue indagado por el ex juez federal Santiago Asencio Grand “para exigirme que reconozca que era el jefe de una célula subversiva del Partido Revolucionario de los Trabajadores”. “El juez Grand me amenazó diciéndome que acepte los cargos o que me iba a entregar a la SIDE y al Ejército para que ellos apliquen sus códigos y le ordenó al policía que me custodiaba que me lleve a la SIDE”, añadió. Destacó que aquellas amenazas “fueron realizadas en presencia de Liendo Roca, que no atinó a decir una sola palabra; incluso en dos careos mis acusadores se rectificaron de lo que habían firmado bajo amenazas del juez Grand y de Musa Azar”, afirmó. “Grand era una persona muy desagradable, se le notaba mucho odio en el rostro”, acotó.

Corvalán recordó también la salvaje represión sufrida en el penal santiagueño “en presencia de jueces y funcionarios federales” y nombró al “entonces ministro de Gobierno Robín Zaiek y la plana mayor de la policía”. “En el año 1978 nos trasladaron a la cárcel de La Plata y allí fui visitado por el juez Santiago Olmedo y Lorena Hernández, que tras utilizar las mismas acusaciones de una causa armada y fraguada por Grand y Liendo Roca, me condenó a seis años de prisión e inhabilitación absoluta”, añadió

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada