domingo, 20 de mayo de 2012

Un estremecedor relato

Ex presa dijo que fue abusada por represor
Sucedió cuando tenía 17 años de edad. Delante del Tribunal lo llamó “repugnante”.

“Ser opositor a Juárez era como ser subversivo”

El estremecedor y conmovedor relato de una mujer que contó, después de 36 años, que fue brutalmente abusada sexualmente por uno de los imputados provocó impacto en los integrantes del Tribunal Oral Federal y el resto de los presentes en el salón donde se desarrolla el juicio por delitos de lesa humanidad ocurridos en Santiago del Estero.

Alcira Chávez, una mujer con una gran fortaleza, habló y contó con detalles los tormentos que sufrió y las vejaciones a las que fue sometida mientras estuvo detenida en las oficinas del DIP. Esta mujer era hija de un enfermero que trabajaba para Casa de Gobierno.

Secuestro
Alcira fue detenida cuando tenía 17 años. Era una joven estudiante a la que le gustaba el trabajo social y, en ese entonces, realizaba una loable tarea cuando brindaba ayuda a los más necesitados que habían sufrido las consecuencias de la inundación. “Parece ser que a un grupo de personas le molestó que yo hiciera eso”, recordó Chávez. “La noche del 21 de enero llegaba a casa y fui abordada por Ramiro López, Tomás Garbi y Juan Bustamante”, contó Alcira.

Con lágrimas en los ojos y una voz quebrada, recordó que Francisco “Paco” Laitán “le tocó los pechos”. “Luego me pasaron a un cuarto y pusieron un reflector delante de mi. Un señor se acercó y me preguntó en qué andaba. Si leía las revistas El Combatiente y Estrella Roja”, confesó. Durante su detención sufrió diferentes clases de torturas. “Me golpeaban en los oídos y la cabeza estallaba. Me di cuenta de que era Ramiro López y esa era su especialidad en las torturas”, dijo.

En medio del testimonio recordó que Musa Azar le pegó una cachetada “que hasta el día de hoy me duele”, indicó.

Alcira volvió a quebrarse cuando recordó que la habían destinado a un sótano del DIP, “pensé que estaba aliviada, pero, lamentablemente, no fue así”. Con su voz destruida dijo: “En el sótano fui abusada sexualmente por el repugnante “Paco” Laitán. Yo gritaba, pero nadie me escuchaba”.

 Mientras Chávez confesaba semejante atrocidad, Laitán sólo se limitó a bajar la mirada, en dirección al piso, y no emitió ningún tipo de gesto.

 La ex presa política también lo llamó “cobarde” porque “regresaba cuando tenía los ojos vendados”. “Hasta el día de hoy siento la transpiración y el perfume repugnante que tenía (Laitán) esa noche”.

En noviembre del año 76 fue trasladada al Penal de Villa Devoto, provincia de Buenos Aires, donde permaneció detenida hasta el año 81, donde recuperó la libertad.

La testigo víctima pidió perdón a sus hijos que estaban presentes en la sala de audiencias, en el cuarto piso de Tribunales de la provincia, por haber revelado el macabro episodio que sufrió a manos del ex policía Laitán y que su familia no conocía. 
La mujer, quien expresó el profundo amor por sus hijos, remarcó que con su testimonio esperaba que se haga justicia, para que las “injusticias que cometieron (los acusados) no vuelvan a ocurrir”. También cargó contra las autoridades judiciales de aquel entonces y cuestionó que algunos imputados hayan formado parte de la Policía al retorno de la democracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada